NACIMIENTO RESPETADO

Estimada pareja/madre:

Esta página tiene la intención de favorecer un clima de confianza, seguridad e intimidad, respetando la privacidad, dignidad y confidencialidad de las mujeres. Se pretende asistir al proceso del parto con el mínimo intervencionismo a la vez de garantizar la seguridad materna y fetal, sin renunciar a las posibilidades de control y rapidez de actuación que se disponen en la atención hospitalaria del parto.

 

Se ofrecen cuidados individualizados basados en las necesidades de la mujer, respetando sus decisiones, siempre que no comprometan la seguridad y el bienestar  de la madre y del feto/recién nacido.

1.- ¿Qué significa tener un parto en agua?

Consiste en utilizar durante el trabajo de parto nacimiento o ambos, una tina llena de agua tibia. Aunque se suele considerar como una tendencia nueva, existen referencias culturales en todo el mundo sobre los beneficios del agua durante el parto. Sin embargo, en nuestro continente dar a luz en agua es relativamente nuevo.

En los años setenta, varios médicos y parteras en Francia se interesaron en hacer que la transición del vientre materno hacia el exterior que experimenta cada recién nacido, sea lo mas gentil posible. Personajes como Frederick Leboyer y Michel Odent, impulsaron la adaptación de esta modalidad de atención en los hospitales europeos. Odent identifico que el agua permite a la madre manejar mejor el dolor, facilitando la progresión del trabajo de parto, ofrece la posibilidad al recién nacido de un viaje más placentero hacia los maternos.

Esto es notable en la tranquilidad del recién nacido, visiblemente relajado, lo que conlleva a mejorar el contacto visual con su madre e iniciar la lactancia.

 El agua tibia es conocida por ser relajante y calmante, por ello dar a luz en ella puede proveer de alivio inmediato del dolor la tensión y la fatiga. Para algunas mujeres, el uso de una tina durante el trabajo de pato puede ayudarles a sentirse seguras y tranquilas

 

2.- Beneficios del parto en agua

  • Mayor sensación de control, comodidad y relajación
  • Útil como herramienta en el manejo del dolor
  • Menor uso de medicación para el dolor
  • Facilidad para el movimiento
  • Permite que las contracciones fluyan conta la dilatación, disminuyendo el uso de drogas
  • Disminuye deseo de cesárea
  • No utiliza episiotomía
  • Excelente experiencia del nacimiento tanto para los padres como para recién nacidos, al permitir el acompañamiento durante todo el proceso.

 

3.- El parto en agua ¿es seguro?

Actualmente la evidencia científica relacionada a la asistencia del parto en agua no concluyente.

Sin embargo, los estudios existentes sugieren que la atención del parto en el agua puede considerarse una opción segura en las mujeres que llevan un embarazo saludable y que cursan con un trabajo de pato no complicado.

El mejor estudio clínico para evaluar una intervención es aquel en donde se compara entre dos grupos integrados por participantes, que son asignados de manera aleatoria a un tratamiento. La problemática en la evaluación del parto en agua es que la mayor parte de las mujeres no permiten que se les asigne de manera aleatoria la forma en que se nacerá su hijo, ya que eso es una decisión personal.

En estos casos, donde no es posible realizar este tipo de evaluaciones, podemos utilizar los resultados de dos diferentes grupos, los cuales no fueron asignados al azar.

Estos son los que se han realizado durante años, con grupos muy grandes y que nos han dado la siguiente información, al comparar con los partos convencionales:

  • Tasas similares o menores de infección en madres e hijos
  • Resultados similares o mejores en pruebas que evalúan el bienestar Fetal inmediato al nacimiento.
  • Tasas similares o menores del recién nacido que requieren atención especial de cuidados neonatales.
  • Tasas similares o menores de muerte fetal.

 Existen otro tipo de estudio, cuando se reporta la experiencia de uno o algunos individuos en relación con un tratamiento. Estos son los que representan la evidencia científica más débil; sin embargo, en algunos casos es la única forma de aprender sobre enfermedades o complicaciones sumamente raras.

Se han reportado algunos de estos estudios sobre recién nacidos que han enfermado o incluso fallecido, y que fueron atendidos en un parto en agua. Sin embargo, en los estudios grandes comparativos, con mayor soporte científico, estas incidencias no se han corroborado. Por esta razón, el Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia recomienda que, si una mujer sea dar a luz en agua, debe ser informada de que los beneficios y riesgos de la atención no ha sido suficientemente estudiados para aconsejar o desaconsejar su petición.

Así mismos debe conocer los casos aislados y raros que se han presentado asociados a esta modalidad de atención. La atención se recomienda en mujeres cuyos embarazos hayan cursado sin incidencias y que durante el trabajo de parto no se presenten complicaciones. El protocolo de atención debe incluir estándares de control de infección, monitoreo de la madre y el bebe a los periodos apropiados independientemente de la inmersión en el agua y si es requerido deberá de retirarse de la tina ante la sugerencia de complicaciones maternas o fetales. El personal involucrado debe contar con la capacitación para la atención de parto en agua, y este ha de realizarse en un centro que cuente con todas las facilidades para brindar una atención integral.

 Debajo del agua…¿Mi bebé puede respirar?

 Durante el nacimiento, mientras la mamá se encuentra en la tina existen diferentes condiciones que Evian que el recién nacido respire. La más importante, es el reflejo de inmersión neonatal. Este es reflejo compartido por los humanos y algunos mamíferos, y tienen la intención de optimizar la respiración para permitir permanecer bajo el agua durante largos periodos de tiempo. Está asociado con la laringe, que es la entrada superior al tracto respiratorio. En la superficie se encuentra recubierta con papilas sensitivas, similares a las que cubren la lengua, que pueden distinguir entre las secreciones corporales (moco, orina, sangre o líquido amniótico) de otros líquidos externos (como el agua). Al detectar un fluido diferente a las secreciones corporales, se evoca a este reflejo, el cual cierra la entrada a la laringe, permitiendo que el liquido sea deglutido y no pase hacia los pulmones.

Por otro lado, el cambio de temperatura percibiendo en el rostro fetal envía un mensaje al cerebro fetal, el cual responde inhibiendo la respiración, reduciendo la frecuencia cardiaca y redirigiendo la sangra hacia el cerebro y el corazón, donde son esenciales en este periodo.

Otro aspecto para considerar es la hipoxia aguda (baja cantidad de oxigeno en la sangre) que se presenta normalmente durante el nacimiento, ya que actúa igualmente como inhibidor de la respiración.

Sin embargo, el recién nacido que experimente hipoxia severa secundaria a una privación prolongada del oxígeno, al momento del nacimiento pueden intentar respirar. Por otra razón es indispensable el monitoreo de la frecuencia cardiaca fetal por el personal asistencial, con la intención de establecer el bienestar fetal.

Si en algún momento el estado se ve comprometido, el médico optará por informar la salida de la tina para evitar complicaciones relacionadas.

 

4 ¿Qué requisitos se necesitan para tener un parto en agua?

Para lograr conservar tu seguridad y la de tu bebe mientras están en la tina es importante:

  • Desear y prepararse para un parto en agua
  • Conocer los beneficios y riesgos de cada modalidad de nacimiento
  • Haber cursado con un embarazo saludable
  • Ser embarazo único, en presentación cefálica.
  • Tener más de 37 semanas de embarazo, no caliente (36 – 37.5°C)
  • No estar bajo medicación sedante
  • Abandonar la tina si existe alguna sospecha de compromiso tanto en la mama como en él bebe
  • Crecimiento fetal dentro de los límites de la normalidad.

Dentro de las situaciones especiales, encontramos:

  • Desgarro previo de 3er grado
  • Parto previo instrumentado
  • Parto después de cesárea (vía intravenosa requerida)
  • Infección por el Estreptococo Grupos B (Vía intravenosa requerida)
  • Retención placentaria en parto previo (Vía intravenosa requerida)
  • Hemorragia posparto previa menor de 1000 ml (Vía intravenosa requerida)

 

5.- ¿En qué condiciones está contraindicado el parto en agua?

La mayor parte de las mujeres puedan usar la tina, incluso si es requerida una pequeña intervención (Por ejemplo, una indicación del parto, ruptura de membranas o la necesidad de usar algún antibiótico). Sin embargo, existen condiciones maternas o clínicas que pueden hacer más riesgoso el parto en el agua, siendo no recomendado:

  • Si padeces de alguna enfermedad crónica o alguna infección seria
  • Si este embarazo ha sido complicado
  • Si es necesario llevar un seguimiento estricto del latido cardíaco de tu bebe, por anormalidades del latido cardíaco fetal.
  • Si llevas más de 24 horas con la ruptura de membranas ates que se establezca el trabajo de parto.
  • Si existe la presencia de meconio
  • Si presentas algún riesgo de perdida temporal de la conciencia
  • Si hay sangrado considerable antes del nacimiento
  • Si existen el antecedente de distocia de hombros

También es requerido que aquellas mujeres que deseen usar el agua durante el parto tengan la suficiente movilidad para salir rápidamente de la tina en caso de una emergencia. Si tu índice de masa corporal es superior a 35, o si el incremento de peso durante el embarazo fue superior a 20 Kg, es recomendado evitar el nacimiento en el agua dado los riesgos incrementados de tener un bene grande o de complicaciones durante el nacimiento.

Sin embargo, aunque tu embarazo sea complejo, es posible considerar el uso del agua durante el trabajo de parto, evitando el nacimiento en el agua, por ello es adecuado hablar con tu médico previamente.

 

6.- ¿Cuándo entrar a la tina?

 Es posible entrar al agua en cualquier momento; sin embargo, existen evidencia que cuando esto se hace cuando las contracciones son todavía irregulares, el trabajo de parto se puede prolongar de manera importante. Por ello, se recomienda entrar en la tina cuando el trabajo de parto ya está establecido, considerando una dilatación superior de 4 – 5 cm.

Durante la inmersión, se utilizará la reversión periódica del latido cardíaco del bebe, así como la monitorización de la presión sanguínea, temperatura y pulso de manera regular. Es posible que, si algún parámetro pone en riesgo tu salud o la de tu bebe, se te solicitará salir para hacer una revisión y corroborar que todo marche adecuadamente.

 

7.- Manejo del dolor en el agua

La inmersión en agua es un método para aliviar el dolor usado por muchas mujeres durante el trabajo de pato, independientemente de si se realizará el nacimiento en el agua o fuera de ella. Otras estrategias pueden ser las técnicas de relajación, manejo de la respiración (vocalización), la musicoterapia y los masajes. Si decides hacer uso de equipo de TENS (electroestimulación) o algún tratamiento farmacológico (Opioides o Epidural), será necesario salir de la tina.

 Los bebes nacidos en agua tienden a tener los ojos abiertos y lucir con mucha calma, porque ojos abiertos y lucir con mucha calma. Porque el parto ha sido muy gentil. Es normal que la piel pueda tomar un poco más de tiempo en tomarse sonrosada. El neonatólogo cuidará que la adaptación de tu bebe sea adecuada.

8.- Dar a luz en el agua

Tu puedes entrar y salir del agua las veces que desees. Tal vez decidas permanecer durante el primer estado para el manejo del dolor, así como durante el nacimiento o quizá salir de la tina para partir fuera del agua. Es tu decisión, la cual puede tomar en cualquier momento.

No se recomienda cambiar de lugar una vez que la cabeza de tu bebe este a la mitad de su camino, a menos que sea indicado por el personal de asistencia.

El personal estará vigilado y manteniendo la temperatura del agua de manera estrecha, para disminuir los riesgos de la respiración en la inmersión al nacer. Es posible que adoptar cualquier posición que te haga sentir cómoda, siempre y cuando la profundidad del agua sea la suficiente para mantener la cabeza de tu bebe completamente sumergida durante el nacimiento.

Una vez que la cabeza y el cuerpo se haga visibles, el médico guiará el movimiento para le emersión de tu bebe, ya sea con sus manos, la tuyas o las de tu acompañante.  Recibirás el apoyo verbal y emocional por todo el personal de asistencia durante este periodo. Una vez que la cabeza se encuentre fuera del agua, no se deberá sumergir nuevamente.

 

9.- Tercer estadío del parto (alumbramiento de la placenta)

Si has decidido hacerlo de manera fisiológica (sin ningún medicamento o intervención) pues permanecer en la tina durante este periodo. Si algún momento es necesario realizar alguna intervención, se te solicitara salir de la misma para poder iniciar el manejo médico que corresponda.

Es imposible medir exactamente cuanta sangre se pierde en el parto durante la asistencia en el agua; sin embargo, la coloración del agua nos oriente sobre la cantidad de sangrado durante el nacimiento, por lo que, si esta es sugestiva de una perdida importante, se te solicitara salir de la tina para hacer una revisión precisa.

Se ha considerado que el agua tibia permite una mejor relación de los músculos perineales, reduciendo el riesgo de un desagarro durante el parto. Sin embargo, al momento de salir se realizará una revisión en la cama, y si se requiere hacer alguna sutura se te informará para solicitar tu autorización.

 

10.- ¿Algo más que necesite?

Es muy importante que durante el trabajo de parto te sientas relajada y cómoda. La ropa que utilices es totalmente tu decisión (Top deportivo, playera o nada)

Al salir de la tina, es importante mantener el calor del cuerpo, por lo que una bata cómoda sería ideal. Es vital mantenerse hidratada, por lo cual es recomendado ingerir agua continuamente, así como alguna bebida isotónica o alguna dieta ligera.

Es posible que, durante el trabajo de parto, especialmente en el periodo expulsivo, pueda haber una perdida de materia fecal. Si esta es mínima, el personal que te asiste la retirara con una red, y si la consistencia es muy acuosa, se te solicitara salir de la tina para realizar el cambio de agua.

 

11.- Motivos para abandonar la tina

Durante tu atención, se te puede requerir abandonar la tina en las siguientes circunstancias:

  • Si requieres el uso del baño
  • Si solicitas manejo farmacológico del dolor
  • Si existe la sospecha de la presencia de meconio
  • Si existe alguna irregularidad en el latido cardiaco de tu bebe o si es difícil escucharlo.
  • Si se requiere alguna evaluación vaginal para la determinar la progresión del trabajo de parto.
  • Si tu presión sanguínea, pulso o temperatura son anormales.
  • Si el trabajo de parto se prolonga demasiado, considerando el uso de oxitocina
  • Si se requiere que el alumbramiento se realice en la camilla.
  • Si el agua se torna muy contaminada, para hacer el recambio.

 

12.- Situaciones de emergencia:

En caso de una emergencia es necesario la salida de la tina debido a que el manejo en el agua tiene limitaciones al no permitirnos realizar las inversiones necesarias de manera eficaz.

Por ello existen protocolos dentro del hospital para el equipo asistencial, contando con todo lo necesario para resolverlo de manera oportuna.

 

13.- ¿Cómo te puede ayudar tu pareja?

El papel principal de la pareja durante el parto es brindar apoyo, tanto físico como mental, para que la madre pueda sentirse cómoda, relajada y segura. Ya sea que desee entrar a la tina o bien permanecer a un lado, proporcionando el apoyo para mantener la calma, dar ánimos y controlar la respiración.

Otras formas de colaborar pueden ser:

Dando un gentil masaje a los hombros y brazos para mantener la relajación.

Ser un punto de apoyo al cambiar de posición.

Ofrecer agua o bebidas, así como alimentos o paños frescos para refrescar el rostro.

 

14.- Dado que no es posible suponer de manera exacta cuando empezará tu trabajo de parto, no es posible reservar la tina de manera anticipada.

Sin embargo, al momento de iniciar el trabajo de parto, el personal que te atiende solicitará las instalaciones para la atención que necesites.

¿Qué sucederá si la tina se encuentra ocupada?

Si esto sucede, se te proporcionara el apoyo para mantenerte relajada y cómoda, haciendo uso de otras herramientas como la regadera, pelota o técnicas de apoyo, hasta que la tina se encuentre disponible.

 

PARTO RESPETADO

¿En qué consiste el Parto humanizado o amigable?
En esta modalidad de asistencia al parto, resalta el compromiso y respeto al proceso fisiológico del parto, evitando el uso de procedimientos terapéuticos o intervenciones no fundamentadas en la evidencia científica, sin perder el cuidado del estado materno-fetal.

La asistencia a la mujer se otorga continuamente, siendo ella y su pareja quienes decidan en base a sus expectativas y deseos, fundamentados en el consejo médico, sobre la evolución del embarazo y parto así como del nacimiento de su hijo.

OBJETIVOS

  • Favorecer el proceso natural del parto y lactancia.
  •  Mínimo intervencionismo.
  •  Autonomía de la madre y pareja.
  •  Ambiente de confianza, seguridad e intimidad para la pareja.
  •  Respeto a la privacidad, dignidad y confidencialidad de la mujer.
  •  Garantizar seguridad materna y fetal.

CONDICIONES

Preparación para el nacimiento:

Conocer esta nueva etapa, el desarrollo que tendrá y los cuidados que se requieren permite a la mujer la toma de decisiones fundamentadas en la evidencia científica, minimizando los riesgos de complicaciones y mejorando la experiencia del nacimiento. Lo más recomendado es asistir a un curso psicoprofilactico, donde se exponen de manera organizada los aspectos fundamentales involucrados en este momento tan especial.

Plan de parto:

Esta herramienta es indispensable para que la pareja aclare la realidad de sus expectativas, considerando la evolución del embarazo y el lugar donde será el nacimiento.

Conocer el hospital:

Es importante estar familiarizados con la política del hospital, las áreas y los requisitos de los trámites administrativos. Personal médico. La responsabilidad y toma de decisiones asistenciales desde el momento del ingreso corresponden única y exclusivamente a la pareja y al médico tratante. La responsabilidad del médico hacia la mujer consiste en plantear las alternativas seguras para la
atención, permitiéndole conocer los beneficios o riesgos de cada una.

ASISTENCIA EN EL PERIODO DE DILATACIÓN

Se prefiere el ingreso una vez iniciada la fase activa del trabajo de parto (actividad uterina regular,
acortamiento del cuello y dilatación preferente de 5-6 cm). Al ingresar se realizará la valoración
clínica y obstétrica habitual:

• No se restringe la ingesta de líquidos durante el trabajo de parto, sobre todo en procesos prolongados.
• Se deben evitar los lácteos y los alimentos sólidos.
• Favorecer la micción (orina) espontánea.
• Está recomendado el uso de objetos personales, música, aromaterapia, material para el parto (pelotas, tapetes), control de la iluminación.
• El uso de catéter queda restringido a la necesidad de la administración de algún medicamento, previo consentimiento de la madre.
• Verificar y revisar los estudios previos.

• Se le permitirá a la parturienta elegir la posición (sentada, acostada, deambulando, etc…) que le aporte un mayor confort.
• Valoración de las necesidades de la mujer.
• Evaluación del riesgo actual del embarazo
• Toma de signos vitales (presión arterial, frecuencia cardiaca, etc).
• Exploración vaginal.
• Comprobación del estado fetal.
• La embarazada podrá estar acompañada en todo momento por la persona que ella elija.

CONTROL DEL DOLOR

Los medios disponibles en el hospital para el alivio del dolor son los siguientes:

Métodos no farmacológicos:
• Apoyo psicológico y medidas físicas coadyuvantes
• Estimulación de la piel, con masaje, presión/masaje y aplicación de calor/frío con la ayuda del acompañante.
• Material de apoyo: pelotas, cojines (los traerá la embarazada)

Métodos farmacológicos:
• Analgesia epidural: La analgesia más eficaz para alivio del dolor es la anestesia epidural, a la menor dosis posible que permita el control del dolor, con el fin de producir el mínimo bloqueo motor y permitir que la parturienta deambule o adopte aquella postura que le aporte un mayor comodidad.

MONITORIZACIÓN FETAL

 Acorde las recomendaciones de la organización mundial de la salud, la vigilancia intraparto en un embarazo normoevolutivo puede hacerse de manera intermitente, verificando la frecuencia previo, durante y posterior a la actividad uterina. La frecuencia de las revisiones estará determinada acorde la evolución del trabajo de parto y escenario clínico actual.

En caso de presentar datos sospechosos de compromiso fetal, se puede optar por el monitoreo continuo electrónico. Esto será explicado al detectarse, permitiendo a la madre y su pareja el contexto presente.

 

VALORACIÓN DE LA PROGRESIÓN DEL TRABAJO DE PARTO 

El tiempo que le lleva a una mujer tener su parto, puede variar considerablemente al compararlo con otra. Por ello los pilares en la valoración de la progresión del trabajo de parto son la actividad uterina y la frecuencia cardiaca fetal. En base a estos podemos establecer que la velocidad en la que ocurren las modificaciones en el cuello uterino son toleradas adecuadamente por el bebé.

  

TACTOS VAGINALES

Se realizaran en la menor medida posible, para establecer las condiciones actuales del trabajo de parto, o bien: antes de la administración de la analgesia epidural, tras la aparición de alteraciones anormales en la frecuencia cardiaca fetal sin causa aparente o cuando la paciente presente deseos de realizar pujos.

 

 

DINÁMICA UTERINA

Se considerará dinámica uterina eficaz aquella que permita la progresión del parto sin efectos adversos para la madre o el feto. El uso de estimulantes de la contracción estará disponible si es medicamente requerido, con previo acuerdo con la madre.

 

RUPTURA DE MEMBRANAS

No se practicará la rotura de la bolsa de rutina. Se practicará en el caso que la dilatación no progrese adecuadamente o en aquellas situaciones que precisen del acceso al feto.

 

ASISTENCIA EN EL PERIODO DE EXPULSIÓN

El equipo obstétrico mantendrá una conducta expectante durante el expulsivo, siempre que las condiciones de salud materna y fetal lo permitan. Si las condiciones del parto lo permiten, la mujer podrá estar acompañada por la persona que desee. Si fuera necesario realizar una cesárea, la presencia del acompañante dentro de la sala de partos será discrecional, para evitar la interferencia con el personal médico.

Al igual que durante la dilatación, se permitirá la ingesta de líquidos claros en pequeñas cantidades y se informará a la mujer en todo momento sobre la evolu- ción del parto. Se favorecerá la micción espontánea. Si la parturienta no orina o no lo ha hecho en cantidad adecuada, es posible el uso de una sonda vesical.

 

PUJOS

El manejo fisiológico del expulsivo se basará en esperar a que la mujer sienta ganas de empujar, en caso de no desear- lo, se esperará a que las contracciones uterinas completen la expulsión del recién nacido. En mujeres con analgesia epidural se podrán dirigir los pujos con el fin de hacerlos más efectivos y evitar el agotamiento de la madre.

RASURADO

No se realizará rasurado del periné de forma rutinaria

 

POSICIÓN

En el momento de dar a luz, se dará opción a que la mujer adopte la posición que desee durante el expulsivo, siempre que se respeten los principios de calidad asistencial y control del estado fetal.

 

 EPISIOTOMÍA

La práctica de la episiotomía será restrictiva, limitada únicamente a los casos en que a criterio de quien asiste el parto, se considere necesaria.

 

MEDIDAS HIGIÉNICAS

En un parto no intervenido se deben adoptar medidas de limpieza y asepsia durante el expulsivo:

 

  • Según la posición de la parturienta, se usarán campos estéri- les con la frecuencia adecuada para mantener el espacio asistencial lo más limpio
  • Tanto el personal asistencial como los acompañantes usarán los trajes quirúrgicos.
  • La sutura de una episiotomía o desgarro de periné se consi- dera un procedimiento quirúrgico, por lo que se aplicarán las normas habituales de

 

CORDÓN UMBILICAL

Se esperará hasta que el cordón deje de latir antes de seccionarlo. Si los padres lo desean se puede recoger la sangre del cordón umbilical para la conservación privada de las células madre, pero en ese caso, hay que pinzar y cortar el cordón rápidamente, dado que de otro modo las probabilidades de que se obtenga la cantidad necesaria de sangre se reduce mucho.

 

RECIÉN NACIDO

No se separará al recién nacido de la madre, excepto que sea imprescindible, priorizando el contacto piel a piel y el apego inmediato. La atención inicial del recién nacido se hará, siempre que sea posible, en la propia sala de parto y en presencia de los padres. Si se precisaran de
maniobras de reanimación más profundas, a criterio del equipo que atienda al recién nacido, éstas se realizarán en una área más adecuada para tal fin.

Durante el tiempo inmediato, se protegerá el establecimiento del vínculo en la nueva familia, postergando las mediciones y
atenciones no urgentes a un momento posterior. Todas las atenciones médicas hacia el recién nacido serán las convenidas previamente con los padres, sin realizarse por ningún motivo alguna sin su consentimiento.

 

 

ASISTENCIA DURANTE EL ALUMBRAMIENTO

 

 El manejo activo del alumbramiento puede prevenir hasta un 60% de las hemorragias de este periodo y es una intervención basada en evidencias científicas, factible y con escasos efectos secundarios. Reduce también la necesidad de transfusión, la tasa de anemia severa posparto y la duración del tercer periodo del parto. Existen diferentes esquemas, pero los más eficaces son las que emplean oxitocina en el momento de la salida del hombro anterior. Si la madre no desea la aplicación de este medicamento, quedará indicado dentro del plan de parto.

Una vez completada la expulsión de la placenta, se realiza la revisión externa para corroborar su

integridad. Se realiza la revisión del periné, y en la presencia de sangrado continuo es necesario la revisión del canal de parto.

Tras el parto, la madre pasara a su habitación, con su pareja y recién nacido, favoreciendo el vínculo familiar, siendo asistida por el personal médico. Durante este periodo se vigilará el estado general, las constantes, la contracción uterina, las pérdidas hemáticas y en caso de epidural, se valorará la recuperación de la sensibilidad y movilidad de las extremidades inferiores.

CESÁREA RESPETADA

Uno de los principales puntos sobre el parto humanizado, es la asistencia que sitúa a la mujer y su pareja en el centro de atención.

Sin embargo, no debemos confundir el modelo humanizado con un movimiento anti tecnológico, ya que le cuidado basado en la evidencia y en el conocimiento científicamente sólido, es un componte esencial de la atención.

Por esta razón, el parto humanizado no es simplemente sinónimo de parto natura ni de pato vaginal. Durante la asistencia se pude precisar de una intervención médica, como es el caso de la cesárea, y sin embargo esto no debe de implicar que se deje de velar porque la mujer y su familia se sientan respetados, acompañados e informado en todo momento, es decir: antes, durante y después del nacimiento de su bebe.

En Gineva estamos comprometidos en participar en el cuidado y control del embarazo, así como en escuchar la voz de las mujeres entendiendo sus preferencias y preocupaciones, además de proporcionarles ayuda y apoyo emocional

 

2.-CESAREA HUMANIZADA ¿Cómo logramos que la cesárea sea humanizada?

Nuestro equipo de profesionales involucrados está comprometido en la asistencia centrada en la mujer y su familia.

Estamos consientes de la importancia del acompañamiento por la persona que la mujer desee, en una sala individual, habilitada durante todo el proceso de atención y puerperio precoz. Fomentamos en todo momento la no separación de la madre y el recién nacido desde el primer momento y durante la estancia en el hospital.

 

3.- PIEL CON PIEL

El santuario ideal desde el primer instante de vida extrauterina es el pecho materno, por esta razón, siempre que las condiciones de la madre y la hija o hijo lo permitan, el contacto de amos debe protegerse.

Desde el nacimiento, se anima a los padres a involucrarse en el cuidado de su hijo desde el primer minuto, y nuestro equipo se ocupa de monitorizar su correcta evolución, evitando intervenir en el vínculo recién establecido entre el recién nació y sus padres, a no ser que sea estrictamente necesario.

 

4.- ALOJAMIENTO CONJUNTO

El recién nacido permaneces con sus padres todo el tiempo.

¿Qué condiciones pueden evitar el alojamiento conjunto inmediato?

Por parte de la madre, si hay presencia de un sangrado abundante, problemas relacionados con la presión o convulsiones, anestesia general.

Por parte del recién nacido, la presencia de malformaciones fetales, datos relacionados con el compromiso del bienestar, pretérmino o de bajo peso que tenga datos de descompensación.

La opinión del equipo de atención es fundamental para establecer la seguridad de la mamá y recién nacido, por lo cual, ante cualquier dato de compromiso en cualquiera de los dos, se informará a la familia sobre los riesgos y tratamientos disponibles

 

5.- TIPOS DE CESAREA:

  1. Cesárea electiva: es aquella que se realiza en las mujeres embarazadas con alguna enfermedad materno o fetal que contradique o desaconseje un parto vaginal. Es intervención programada.
  2. Cesárea en curso: de parto: Se indica y realiza durante el curso de parto por diferentes problemas, generalmente por distocia. No existe riesgo inminente ni para la madre ni el feto.
  3. Cesárea urgente: Aquella que se realiza como consecuencia de una enfermedad aguda grave de la madre o el feto, con riesgo vital materno – fetal, lo que hace aconsejable la finalización del embarazo rápidamente.

 

6.- ¿Qué HACER DURANTE UNA CESAREA?

Previo a la cesárea

Antes de entrar a quirófano, se explicará a la madre y padre en que consiste el procedimiento obtenido el consentimiento. La presencia de un acompáñate mejora la vivencia del nacimiento, el inicio de la lactancia y la realización del contacto piel a piel.

Dada la repercusión del contacto piel a piel sobre el establecimiento del vínculo, siempre se proporcionará a todas las mamas independientemente del tipo de alimentación que haya decidido dar a su hijo.

 Es posible percibir nauseas, marro o vómitos debió a los efectos secundarios de la anestesia y también de la propia cirugía.

Por ello el equipo está atento, tratando de resolver lo más rápido posible estos síntomas para que la madre este tranquila y con buen estado general para recibir a su bebe.

 

 

 

8.- TRAS EL NACIMIENTO

 

Lo ideal es que el bebé se coloque directamente sobre el pecho de la madre; si embargo, es importante considerar dado la forma de nacimiento es posible que se produzca una transición lenta hacia la vida extrauterina.

Por ello es indispensable contar con una cuna térmica dentro del quirófano (permite el contacto visual entre madre e hijo) mientras se vigila la transición inicial.

Una vez corroborado el adecuado estado del recién nacido puede iniciar el contacto piel a piel.

 Se coloca al recién nacido desnudo, encima del pecho de la madre y se cubre con paños calientes. La mejore forma es cruzarlo ligeramente entre los pechos para así no resbale hacia el cuello materno. Los brazos de la madre deben estar libres para permitirle abrazar con facilidad a su hijo.

 La intimidad es importante, por lo que se procurara durante el tiempo de cirugía, con la vigilancia cuidadosa del personal de salud que permita identificar datos importantes en la madre y recién nacido que pudieran requerir atención especial.

 El contacto se puede mantener todo el tiempo de la intervención si esto es posible o interrumpirlo si hay algún problema o si la madre lo desea.

 De forma ideal es conveniente asegurar un contacto mínimo de 15 minutos, ya que esto permite que el recién nacido inicie su conducta de búsqueda, pudiéndose iniciar la primera toma de lactancia materna en el quirófano.

 En cualquier caso, si la situación materna o neonatal deja de ser la idónea, se volverá al manejo habitual, con separación entre adre e hijo para una adecuada valoración y tratamiento por el equipo médico (pediatra, anestesiólogo, obstetra) hasta que ambos recuperen las condiciones clínicas adecuadas.

Por esta razón la posibilidad de realizar contacto piel a piel en la cesárea dependerá de la valoración conjunta de madre e hijo por los médicos presentes.

 

9.- RECUPERACION DE LA CIRUGIA

Una vez acabada la intervención, se debe favorecer la continuidad de contacto de preferencia en el cuarto o en la unidad de reanimación posanestésica si las condiciones del servicio, la situación clínica de la madre y del recién nacido lo permiten.

El padre permanecerá junto a ellos. Si la estancia será en el servicio de recuperación cada hospital tiene su protocolo, el cual deberá ser discutido previamente, ya que las políticas internas de las instituciones son importantes.

Es importante favorecer el inicio de la lactancia materna en los casos en los que la primera toma no se haya realizado en el quirófano, En esta sala, la madre deberá recuperarse de los efectos de la anestesia y se iniciará la analgesia que evitará el dolor los días siguientes.

 

Si por algún motivo la madre no puede realizar el contacto piel a piel, existe la alternativa de realizarse con el padre, evitando dejar al niño solo en una hasta que su madre esté disponible.

El objetivo es no separar a la madre y el recién nacido a lo largo de todo el proceso a favorecer la participación del padre.

Tras la recuperación en la sala de reanimación posanestésica, madre e hijo, acompañados por el padre pasaran a la habitación donde se les acomodará para continuar los cuidados.

 

10.- ALTA DEL HOSPITAL

Una vez complementada la recuperación y en ausencia de cualquier eventualidad, se efectuará el egreso hospitalario.

El seguimiento se hará en la consulta, a la semana siguiente

 

11.- Conclusiones

Durante el nacimiento por cesárea es importante tratar de conseguir un entorno similar al posparto, sin embargo, no se debe olvidar que es una cirugía mayor.

 

Es fundamental entender la importancia de que el primer contacto de madre e hijo y la primera puesta el pecho tenga lugar dentro de las primeras dos horas de vida, para aprovechar el periodo sensitivo del recién nacido, puesto que después el niño entra en una fase de sueño fisiológico de recuperación del parto en la que es difícil que interactúe.

 

La atención del personal cosiste en mantener estable a la madre, favorecer el contacto de piel a piel, siembre vigilando el bienestar y la seguridad del recién nacido y la madre, durante toda la atención

La probabilidad de éxito de la lactancia materna es menor si se establece el contacto piel a piel.

Privilegiar el tiempo madre -hijo y favorecer la participación del padre para favorecer experiencia muy satisfactoria para la familia, que además reporta beneficios fisiológicos

 

Follow by Email
Facebook
Instagram